CIPCA

Centro de Investigación y Promoción del Campesinado

EDUCACIÓN TÉCNICA PARA EL DESARROLLO REGIONAL

En el marco del nuevo modelo de gestión de la educación regional EDUCACIÓN TÉCNICA PARA EL DESARROLLO REGIONAL

Joel Troncos Castro / Asesor del Programa Gobernabilidad – CIPCA
Artículo publicado en el Suplemento SEMANA del Diario El Tiempo. Domingo, 22 de febrero de 2015. Pág. 14 y 15.

Desafíos de la formación técnica

El desarrollo nacional y regional necesita de capacidades técnicas para contribuir a los diversos procesos productivos. Los centros de formación técnica tienen grandes dificultades para formar profesionales de calidad y competitivos que logren una adecuada empleabilidad. Los principales problemas y desafíos tienen que ver con:

  • La oferta formativa no responde a las demandas del mercado laboral. En tal sentido, se necesitan actualizar estudios de mercado laboral y perfiles técnicos de carreras profesionales; así mismo, agilizar los procesos de gestión al Ministerio de Educación sobre el cambio de carreras que los Institutos vienen gestionando por años.
  • Docentes con poca actualización tecnológica, afectando su capacidad de aporte e innovación tecnológica al proceso formativo. En ese sentido, se requiere programas de actualización profesional para los docentes, en sus carreras o en los módulos técnicos que capacitan.
  • La nueva carrera docente exige el título pedagógico para los docentes de los CETPRO (Centros de Educación Técnico Productiva), lo cual está generando la salida de docentes especializados en módulos técnicos. El riesgo aquí es que se pierden ingenieros agrónomos o mecánicos  para dar paso a docentes que ven la oportunidad de plazas en los CETPROS y pueden optar por cursos de especialización rápida como la computación.  En este sentido, la Dirección Regional de Educación (DREP) debe ser muy rigurosa exigiendo la especialización necesaria para responder a la diversidad de módulos técnicos que ofertan los CETPRO.
  • Déficit de docentes y bajas remuneraciones en la educación superior tecnológica. En diversos Institutos cuentan con docentes con 20 horas semanales, que en la práctica asumen la misma cantidad de horas de clase que los docentes de 40 horas, cobrando un promedio de 550 soles; mientras que los docentes contratados cobran 1100 soles y los docentes nombrados en promedio 2300 soles.
  • Si bien las condiciones de infraestructura y equipamiento han mejorado en muchos institutos tecnológicos, se necesita cubrir demandas de personal técnico para asumir responsabilidades en los laboratorios o módulos técnicos que se han implementado. A esto se suma el déficit de personal administrativo. En este campo, se necesita hacer una propuesta integral actualizada de CAP (Cuadro de asignación de personal)  para los centros de formación técnica (IESTP y CETPRO) para ser gestionado ante el Ministerio de Economía y Finanzas y el Ministerio de Educación.
  • Modelo de gestión de centros de formación técnica poco flexible para gestionar procesos productivos que sirvan de escenario real para las prácticas de los estudiantes y que fortalezcan la capacidad de gestión técnica de los docentes. Uno de los problemas es la disponibilidad de los recursos económicos propios de los IESTP y CETPROS para realizar inversiones en los procesos productivos ya que deben ser autorizados por las Unidades Ejecutoras, lo cual implica un trámite administrativo que no siempre llega de manera oportuna para atender las demandas de los procesos productivos. En este sentido, se requiere descentralizar las competencias de manejo de fondos a  las Instituciones con la exigencia de realizar los informes económicos correspondientes.
  • Débil seguimiento a los egresados para determinar el nivel de inserción laboral. Por tal razón, se necesita que cada centro de formación técnica cuente con un área especializada para organizar a los egresados con perfiles técnicos específicos y coordinar con las áreas de recursos humanos de las empresas para cubrir demandas potenciales.  Esto se debe complementar con la promoción de planes de negocio para que los egresados puedan generar sus propios emprendimientos. En suma, se debe lograr la empleabilidad adecuada de estudiantes como resultado de eficacia e impacto del proceso formativo.
  • En el caso de los fondos de canon para los Institutos se necesita superar la desconfianza generada por anteriores gestiones regionales con manejo de recursos poco coordinado y transparente. Por ello, se requiere mayor nivel de coordinación entre los Institutos, Dirección Regional de Educación Piura - DREP y Mesa de Formación Técnica; así como rendición de cuentas de manera oportuna y pública. Desde lo técnico, se necesita orientar las inversiones al fortalecimiento de las carreras con demanda en el mercado laboral y, en lo posible, transferir los fondos de mantenimiento de infraestructura a los Institutos, tal como lo hace el gobierno central. En este sentido, es adecuado que la Unidad Ejecutora que administra los fondos de canon de los Institutos sea ubicada dentro de la estructura de la Dirección Regional de Educación, tal como lo señala el nuevo Reglamento de organización y funciones de la DREP.

La mesa de concertación de  formación técnica: Propuesta y vigilancia.

Desde hace tres años las instituciones vinculadas a la formación técnica se auto convocaron para la conformación de una Mesa de formación técnica, quedando la DREP como coordinadora a través de los especialistas de formación técnica. La Mesa se constituyó con las siguientes preocupaciones:

  • Necesidad de una mayor articulación con el Ministerio de Educación (MINEDU) para descentralizar hacia la región Piura la aprobación de nuevas carreras técnicas. Se logró inicialmente la participación del MINEDU y había el compromiso de avanzar  a manera de “piloto” en Piura, pero con los cambios políticos en el Ministerio ésta participación se detuvo.
  • Necesidad de contar con estudios de mercado laboral o sistematizar los existentes para contar con perfiles técnicos actualizados, con una mayor articulación y participación de la Dirección Regional de Trabajo. Se debe contar con un catálogo regional de títulos y certificaciones para responder a los retos del desarrollo regional.
  • Hacer propuestas de mejora de la gestión de los centros de formación técnica  sobre la base de experiencias regionales como el Centro de Formación Binacional de Mallares.
  • Organizar un sistema regional de seguimiento y monitoreo sobre los niveles de empleabilidad de egresados de formación técnica.
  • Urgencia de tener una mayor articulación con la Unidad Ejecutora que gestiona  los fondos de canon, que tenía mucha resistencia a informar y rendir cuentas e implementar el comité consultivo con participación de los Institutos; pues había un alto nivel de  desconfianza. Al final de la gestión del gobierno anterior recién se pudo contar con la participación de esta entidad.
  • Adecuar la estructura de la DREP  con la incorporación de una dirección de formación técnica encargada de formular e implementar políticas educativas para el desarrollo económico y social de la región. Este tema se coordinó con la Gerencia de Desarrollo Social, que lideró el proceso de aprobación mediante ordenanza regional. 

Cambios en la estructura de la DREP: Prioriza su rol en la formación técnica.

El nuevo Reglamento de Organización y Funciones –ROF de la DREP, aprobado por Ordenanza Regional N° 304-2014/GRP-CR, del 29 de diciembre del 2014, propone cambios importantes en su estructura para responder a los retos de la formación técnica regional. La DREP tiene como nuevo órgano de línea a la Dirección de educación superior no universitaria y técnico productiva. Artículo 19: La Dirección de Educación Superior No Universitaria y Técnico Productiva es el Órgano de Línea de la Dirección Regional de Educación de Piura, encargado de orientar, capacitar, adecuar, supervisar, evaluar e investigar las acciones inherentes al proceso educativo en el ámbito regional; está compuesta por las áreas de Gestión de Centros de Formación, Gestión de la Oferta Formativa y Promoción de la Inserción Laboral; está a cargo de un Director, designado por el Director Regional”. En tal sentido, se ha generado importante expectativa por esta nueva Dirección orientada a la formación técnica, que tiene que liderar las políticas educativas, mejorar  la gestión de los centros de formación, diseñar currículos orientados a demandas del desarrollo productivo, realizar acompañamiento pedagógico y gestionar proyectos de fortalecimiento institucional.

Otro componente importante del ROF es que articulan en la estructura orgánica a las Unidades Ejecutoras que gestionan los fondos de canon para la educación superior. Esta articulación es en lo administrativo y pedagógico.

La nueva estructura de la DREP es un importante avance del Nuevo Modelo de Gestión del Sistema Educativo Regional Piura, en cuyo proceso de implementación vienen acompañando instancias de participación educativa como el COPARE, conformado por instituciones y organizaciones de la sociedad civil y del estado.

Back to Top